Segunda vida al cuscurro de jabón

marzo 01, 2020
Muy buenas!
Vamos con una idea genial para pasar la tarde del domingo (o cualquier otra...).
Reconozcamoslo, a tod@s nos pasa, una pastilla de jabón nueva es una gozada, suavecita, con su espumita espesa, que resbala entre las manos como un pececito dorado...Pero el tiempo pasa y la pastilla mengua hasta convertirse en un cuscurro de pastilla, que se queda pegada a la jabonera y por la que perdemos toda la ilusión.



Con esas pastillas de jabón especial que usamos para el rostro, duele especialmente más. Llamadme snob (SNOB!), pero una vez que las pastillas llegan al estado cuscurro, sólo estoy deseando que se terminen para poder abrir una nueva y reluciente...




Pero no son todo noticias tristes, en el briconsejo de hoy, os enseño cómo hacer jabón líquido a partir jabón sólido 'en las últimas', la mejor manera de dar una segunda vida a los cuscurros de jabón!

Antes de nada, el jabón que voy a rescatar es este de jabón de manteca de karité cruda, clavo y grosella de Dr. Woods, así era en sus tiempos mozos: 


Y esto es en lo que se ha convertido:


Pues allá vamos!

Primero de todo, asegúrate que la pastilla está seca, dejala unos días fuera de la jabonera sobre papel absorbente:



¿Cómo se hace?

De verdad que es facilisimo. Ralla el cuscurro de jabón:



La proporción es de 1 litro de agua y 80 gramos de jabón. Como yo quiero pasarlo a un dispensador de 250 ml y además mi currusco es pequeñito, esta es la proporción que he usado:



  • 3 cucharas soperas de jabón rallado
  • 200 ml de agua


A continuación pon el agua al fuego y cuando hierva, añade el jabón rallado:


Revuelve muy suavemente para que no se haga espuma:


En 2-3 minutos quedará completamente disuelto y totalmente líquido:


Retira del fuego y dejalo reposar. Te quedará una textura gelatinosa de este tipo:


Ahora sólo hay que darle unos meneos para devolverle la textura líquida y espesita, tal y como conocemos los jabones líquidos:



#Posyaestaria

Ahora lo pasamos a un dosificador limpio. Si tenéis un embudo es el momento ideal para usarlo, o si vivís la vida minimal como yo, podéis apañar uno con papel de aluminio:


Y listo!!!


¿Qué os ha parecido? ¿Lo habíais hecho alguna vez?
¿Os animáis a dar una segunda vida a los cuscurros de jabón?

10 comentarios:

  1. Yo me apunto,en verano hice jabones y hay una mosca en mi cabeza que me dice que quiere aprender más sobre el tema, muchas gracias. Contigo siempre aprendo cosas que me gustan!!

    ResponderEliminar
  2. No se me había ocurrido, gracias por la idea!

    ResponderEliminar
  3. Oye qué ideaza!!! ni se me había ocurrido y es una idea genial! GRacias

    ResponderEliminar
  4. No tengo cuscurros, pero sí varias pastillas de jabón que no uso, porque soy mucho de jabón líquido, con las que voy a experimentar...ya te contaré! Gracias por el bricoconsejo!

    ResponderEliminar
  5. Qué buen idea!y con un acondicionador sólido sería lo mismo, me queda un trocito y no me resulta nada cómodo usarlo tan pequeño.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Con la tecnología de Blogger.